Plantación y cuidado de los rosales

Rosales plantación y cuidados

El rosal es una de las plantas más utilizadas en jardinería. La belleza de sus flores nos atrae para plantarlas en nuestros jardines y terrazas y, en muchos de sus variedades, también nos deleitan con su aroma.

Existe una percepción general de que el rosal es una planta de cultivo complejo y no es apta para novatos.

Si bien en parte es cierto, es decir, que el rosal requiere de unos cuidados, si sabemos qué hacer, cómo y cuando podemos disfrutar de unos rosales hermosos y sanos, sin necesidad de ser expertos en jardinería.

 

CUANDO PLANTAR UN ROSAL

El otoño es la temporada ideal para plantar rosales ya que el suelo está caliente después de los meses de verano. Esto permite que los rosales plantados oportunamente enraícen con mayor facilidad y rapidez en el suelo del jardín.

Por este motivo, las plantas a raíz desnuda son especialmente adecuadas para plantar en otoño. Las primeras raíces se forman ya en otoño, de modo que al verano siguiente, el rosal estará bien asentado y florecerá copiosamente.

Los rosales en maceta y las plantas en contenedor pueden plantarse durante todo el año, excepto en invierno y con heladas. Ahora bien, si no planta su rosal hasta bien entrada la primavera, solo cabe esperar una floración escasa.

 

EL SUELO Y EL LUGAR MÁS ADECUADOS

Si desea ofrecerle al rosal unas condiciones óptimas para que crezca sano, debería procurarle un suelo permeable, bien aireado, profundo y no compactado. Evite que sus raíces se enreden con las de otras plantas, así como las sombras de los árboles.

Lo ideal es un emplazamiento soleado, pero no demasiado caluroso. Procure también un lugar aireado para su planta ornamental ya que, con el aire en calma, las hojas de los rosales se secan con mayor lentitud, haciéndolos más propensos a sufrir enfermedades.

Sabemos que los rosales son unos arbustos ornamentales exigentes por lo que, para desarrollarse perfectamente, necesitan que la tierra cumpla muchos requisitos.

El substrato para rosales no debería tender a encharcarse pero sí ser capaz de retener bien la humedad.

Además, el suelo debería ser profunda, suelta y no compactada, y rica en humus. Los suelos cenagosos no son adecuados.

 

CÓMO PLANTAR ROSALES EN MACETAS DE FORMA ADECUADA

Para cultivar rosales durante varios años, solo las macetas con un diámetro y una altura de al menos 40 cm son adecuadas.

Recuerde que los rosales tienen raíces profundas, por lo que cuanto más amplia y profunda sea la maceta, mejor se sentirán.

Lo ideal es una maceta cilíndrica, ya que los rosales en maceta solo alcanzan una tercera parte o la mitad de su altura máxima. Escoja, por lo tanto, una variedad de rosal que sin crecer en exceso, crezca bien.

 

LA IMPORTANCIA DE REGAR CORRECTAMENTE

A la hora de regar los rosales, es muy importante que el agua penetre bien en la tierra. Esto significa que se debe mantener el suelo a una humedad constante. Se recomienda regar de forma más espaciada pero más abundante.

Si por el contrario solo riega la superficie, el rosal únicamente formará raicillas en esta zona del suelo, volviéndose más sensible. No riegue por encima de las hojas o las flores.

Para regar su rosal de forma óptima, presione firmemente la tierra y forme un murete alrededor de la planta. De esta forma, el agua llegará directamente a las raíces.

 

¿Qué te ha parecido el artículo?


0 de 5.0 (0)