Peonías: auténtico capricho de la naturaleza

Peonías, variedades y cuidados

Una de las plantas más apreciadas y coleccionadas en todo el mundo por la belleza de sus flores y gran variedad es la peonía, de hecho se han llegado a categorizar cerca de 200 especies de peonías.

Son, si duda, un verdadero capricho de la naturaleza.

Su nombre tiene origen en “Peón”, considerado por los griegos antiguos como el médico de los dioses. La peonía se cultivaba originalmente en China, donde se la consideraba como una planta sagrada. También son originarias de América del Norte.

Su flor es símbolo de prosperidad, suerte y felicidad.

 

Características de la peonía

Dentro de la gran variedad de peonías que existen podemos encontrar dos grandes tipos: las herbáceas y las arbustivas. La gran mayoría son de hoja perenne, es decir, mantienen su follaje incluso en invierno.

La peonía presenta hojas laminadas de color verde de diferentes tonos, de más claro a oscuro. El tallo lo podemos encontrar en diferentes colores: desde verde, pardo, rojizo y algunas variedades también grisáceo.

La mayoría de las peonías tienen una medida de hasta unos 60 centímentros de altura, aunque podemos encontrar variedades arbustivas que llegan incluso al metro y dos metros de altura.

Lo que verdaderamente destaca de la peonía es, sin duda, sus flores. Estas son solitarias y crecen en los tallos terminales de la planta.

Algunas variedades aportan un aroma muy característico. De hecho la peonía es una de las flores más apreciadas en perfumería.

Cuidados y características de la peonías

El perfume de la peonía es muy caro de concebir, por lo que la convierte en un ingrediente utilizado exclusivamente en alta perfumería.

 

Cuidados de la peonía

La peonía es una planta que requiere muy pocos cuidados, ya que es una planta muy resistente. Por supuesto, si la tratamos bien y le damos unos cuidados mínimos esta planta prosperará y nos ofrecerá todo su atractivo.

Aunque es una todoterreno, lo ideal para su buen desarrollo es plantarla en suelos ricos en materia orgánica y ligeramente arcillosos.

La peonía tiene un extenso sistema de raíces, por lo que si la vamos a plantar en una maceta o jardinera, es recomendable que esta sea profunda, al menos de unos 80 centímetros.

Es conveniente que la maceta drene bien, por lo que añadiremos una capa de gravilla o arcilla granulada en el fondo de la maceta.

Un factor clave en el buen desarrollo de la peonía es su exposición al sol. No debemos exponerla al sol directo, ya que esto la perjudicaría. Lo ideal es ubicarla en semisombra.

Con referencia al riego la peonía requiere humedad de terreno (bien drenado si es en maceta como hemos visto antes) riego frecuente pero no excesivo. En invierno el riego será más moderado. No debemos encharcar a la hora de regar.

Los ejemplares de peonía arbustiva es conveniente realizar la poda en invierno, si bien podemos podarla a medida que va creciendo para darle la forma deseada.

 

Desde el mes de febrero y durante buena parte de la primavera, puedes comprar peonías de diferentes colores en nuestra tienda online.

 

¿Qué te ha parecido el artículo?


4 de 5.0 (3)